electricista instalador residencial

Electricidad E Iluminación

Como todos ya sabéis, el recibo de la luz en 2015 ha subido varias veces de nuevo. Por otra parte, el deterioro del parque inmobiliario y el envejecimiento de la población originaria propició a lo largo de las dos últimas décadas del siglo XX el desarrollo de un proceso de regeneración” que se tradujo en un encarecimiento generalizado, perceptible tanto en el ámbito inmobiliario como en el del consumo asociado a la bolsa de la compra”.

En realidad, se trata de una tendencia generalizada en Madrid, que expulsa la industria del interior de la ciudad hacia la periferia y el extrarradio en áreas diseñadas exclusivamente para desarrollar la actividad fabril industrial -polígonos industriales-, al tiempo que dificulta la permanencia de aquellas industrias que por sus características encajaban bien en zonas que admitían usos distintos al estríctamente industrial.

En los últimos años se asiste a ejemplos de derribos con preservación de fachadas, como es el caso actual del edificio en López de Hoyos con vuelta a Juan Bautista de Toledo cuya fase de ejecución se encuentra de momento detenida, habiéndose procedido solo al derribo y al apuntalamiento de los muros de fachada; el edificio de Luís Cabrera 26, al que se le ha añadido una altura; la reconversión en lofts del edificio de Quintiliano 6 con vuelta a Luís Cabrera.

En esa zona, a lo largo de la calle, estaban también Almacenes Arias, el Cine Covadonga”, Bar La Estecha”, Pasteleria Mauro”, Cafeteria Dos Pasos”, Drogueria Hidalgo”…, algunos de los negocios que ya no existen ( Chi ). Algo más abajo, hacia Alfonso XIII y en la acera del mercado, había una camiseria Pintado”, más abajo todavía una papelería y librería, luego La Ostrería”, y luego en un esquinazo, en un local con poca fachada no se si habilitaron una biblioteca pública.

En la vivienda 1 vivía un matrimonio con sus hijos: el padre, albañil de Ávila (tenía un hermano en la Policía Armada), su mujer, extemeña; una hija llamada Guadalupe; un hijo llamado Demetrio, ella adolescente y él joven; también una abuela, siempre vestida de negro y con unos pendientes negros y redondos, similares a los que se pueden ver en las fotos de La Pasionaria, de hecho su rostro no se parecía al de ella, pero sí su aspecto general.

Esta paradoja nominal acució el ingenio y fomentó la rebeldía ante el Ayuntamiento, y el diccionario de la Academia del niño prosperitano Juan José Millás, que buscó en las páginas del grueso libro la definición correspondiente al barrio en el que moraba y, al no ver por ninguna parte el bienestar y el curso venturoso de las cosas que figuraban como sinónimos de Prosperidad, aprendió a desconfiar de las promesas de los adultos y de sus presuntos conocimientos.

Antes de que abriera sus puertas el Rock-Ola, santuario de la ”movida” en la cercana calle de Padre Xifré, junto a las Torres Blancas, en los mismos locales habían figurado otras discotecas de moda, como el primitivo Nica's, donde hizo sus pinitos como cantante pop Camilo Sesto, al frente de Los Botines, antes de soltarse la melena como baladista meloso.

La proximidad de estos antros de modernidad debió suscitar las inquietudes musicales de los jóvenes prosperitanos que se plasmaron a mediados de los años setenta con La Romántica Banda Local y más tarde con Paracelso”, el grupo de Wyoming (Chechu Monzón) y Reverendo (Ángel Muñoz), ganadores de uno de los primeros concursos de rock organizados por un Ayuntamiento que parecía dispuesto a firmar una tregua con las nuevas hornadas provocadoras e irritantes que eclosionaban por doquier.

Los partidos de balonmano que se jugaban los domingos por la mañana (el Bressel jugaba en primera y se codeaba con los grandes con jugadores como: el Goma, el Zurdo, Cerezo, Arrios y el equipo de chicas del Atlético de Madrid en pantalón corto enseñando las piernas…) - Los verdes campos de trigo y garbanzos, las ovejas y su pastor (Mariano) en Fernán Núnez, Víctor de la Serna, Colombia, Costa Rica, etc, etc.

Creo por tu comentario que quizá pudieramos conocernos, he nacido en el Cerro de la Cabaña hace 63 años, he ido desde los 6 años hasta que termine los estudios al colegio los Castellanos en la calle Pardo Bazan, y he tenido amigos, tanto en la Ciudad Jardin, como en el Ventorro, he tenido amigos que iban al colegio de las escalerillas, comparto contigo todos tus recuerdos, me gustaria que te pusieras en contacto conmigo por si realmente nos conocieramos.

Hola Enrique si los terrenos de la Colonia el Mahou lo compraron los dueños de las cervezas el mahou para hacer una coperativa de viviendas para sus empleados pero no funciono y lo parcelo y lo vendierón a las familias que luego hicieron la Colonia, refente al colchonero Mamerto si conoci a toda la familia pues yo era amigo de los hijos que eran de mio edad aprosimadamente.

Y cuando llegó la moda de las litronas, me pilló ya fuera del Barrio, realojado en Cañorroto casi a mediados de los años 70. Lo de las litronas cogió a gente algo más joven que yo. Aunque de mi generación también había mogollón de gente con problemas de alcoholismo y drogadicción (recuerdo que por Arguelles había una Discoteca Osiris, que a diario frecuentaban muchos jovenes que bebían a tope, ponían dos copas con la entrada.

Además, al pasar por las Calles me acordaba hasta de establecimientos que alli hubo en tal ó cual calle: La FRUTERIA DEL SR. PEDRO Y LA LECHERIA DE LA SRA MARUJA en C/Constancia; EL BAR PACO y la tienda de ULTRAMARINOS LOS MERINOS (hace años convertido en Bar); también había una Panaderia, una Polleria y una Libreria todo ello en Calle Anastasio Aroca -en la acera de enfrente de la casa ded donde vivó Felix (El Cuto).

Se me olvidaba, es curioso… antes de Antonio, Cecilia y Fermín, cuando efectivamente se llamaba La Blanca, había otro matrimonio asturiano, estos tenáin un hijo que era íntimo de mi hermano (tiene 63 años) y le llamaban el Pichi, no me acuerdo porque, éste se hizo con el tiempo inspector de policia y los padres dejaron la Taberna (en mis tiempos no se decía la Asturiana, era La Taberna), con el paso del tiempo mi hermano y el Pichi perdieron el contacto, que lastima….

A los Profesores de esa Escuela les recuerdo más bien ya bastante mayores, maltratadores y creo por sus modos debían ser seguidores del Regimen Franquista: Había un tal D. Tomás (apodado El Lapo porque estaba siempre escupiendo en la papelera), D. Leandro, D. Francisco (creo que le llamaban El Patxi y era el Profe de Música), D. Inocencio, D. Anastasio (creo que era el más verdugo, aunque pudiera ser Inocencio -es que ya hace tantos años que es dificil recordarlo todo-).